Consejos para aprender a tocar el piano

PianoA la hora de ensayar con un instrumento cada uno tenemos nuestros propios gustos y manías, pero para poder aprender a tocar el piano hay que tener ciertos consejos muy presentes.

Debes saber que vas a tener que ensayar mucho, y durante bastante tiempo, por lo que es mejor que distribuyas las lecciones y las técnicas, en vez de pegarte atracones de vez en cuando. Tienes que conseguir integrar los ensayos en tu rutina diaria, como ir al gimnasio o seguir una dieta. El ensayo debe ser un compromiso para ti, pero cuida que no se convierta en una carga, no lo conviertas en un castigo. Con unos pocos minutos al día aprender a tocar el piano será algo sencillo, no hace falta convertirse en un virtuoso. Conforme vayas cogiendo soltura, seguro que querrás invertir un poco más de tiempo cada vez. Los músicos profesionales dedican casi todo el día…

Lo primero de todo es tener los conceptos básicos claros, y conseguir cierto nivel de soltura en la ejecución. A partir de aquí hemos de conseguir un equilibrio en el ensayo de obras ya creadas y el ensayo improvisado. Es importante dedicar algo de tiempo a nuestra propia creación, a motivar la creatividad, y las canciones que ensayemos deben poner a prueba nuestra capacidad de atención y ejecución. Busca canciones que tengan siempre un poco más de nivel del que ya posees.

Un secreto para tocar el piano es que toques muy despacio cada nueva pieza con la que trabajes. Tiene que imperar la precisión, y dejar la velocidad para cuando tengamos un poco más de agilidad. Prueba a tocar con las manos separadas, y después con las manos juntas. Controla las dinámicas y no temas meter más notas si te ves con seguridad. Si eres principiante, debes obligatoriamente controlar primero cada tema con las manos separadas.

Que tu máxima sea aprender más en menos tiempo. Aprende a ser eficiente siguiendo los consejos que te he dado en este artículo. Y no lo olvides: Para aprender a tocar el piano prepara el material para cada ensayo, ensaya un poco durante muchos días, y no mucho de vez en cuando, consigue que el ensayo se convierta en rutina, aprende cada tema con las manos separadas y después juntas.

Añadir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *